Tratamiento cognitivo-conductual de la depresión

La depresión es uno de los problemas de salud que mayor impacto tiene en nuestra sociedad. Sin embargo, el sentirse triste o deprimido es sólo uno de los variados y numerosos síntomas que pueden presentarse.

A nivel emocional, puede que se tenga ganas de llorar, que se note tristeza, apatía, disminución de la capacidad de disfrute… e incluso irritabilidad y ansiedad.

A nivel corporal, suelen producirse cambios, como agitación motora, lentitud al hablar y andar, disminución de la actividad, pérdida de apetito,  problemas de sueño, disminución del deseo sexual…

Nuestra forma de pensar sufre también alteraciones: solemos ver el lado negativo de las cosas. Pensamos mal de nosotros/as mismos/as, nos culpabilizamos y desvalorizamos, tenemos una visión negativa y distorsionada tanto del mundo y de los demás, como del futuro, sin esperanza, y sin ganas para seguir adelante.

Nuestra forma de actuar está determinada por los pensamientos y sentimientos que tenemos, así que se tiende a reducir las actividades, se vuelve uno más pasivo, se deja de quedar con los amigos…

Objetivos

  • Informar sobre este trastorno emocional (síntomas, causas…) modos de afrontamiento y tratamiento para que los pacientes comprendan lo que les ocurre.
  • Adoptar una actitud positiva para superarlo.
  • Desarrollar habilidades y estrategias adecuadas de afrontamiento.
  • Fomentar la autoestima.
  • Desarrollar estilos de vida saludables.
  • Aprender habilidades de solución de problemas presentes y los que pueden presentarse en el futuro.

El programa consta de 10-12 sesiones de 1 hora y media/2 hora de duración. La metodología consta de explicaciones teóricas, práctica de estrategias, ejercicios de reflexión y tareas para casa dirigidas a que el paciente ponga en práctica las estrategias de forma individual.

Además se realizarán sesiones individuales de revisión, para resolver dudas o problemas relacionados con el aprendizaje de las estrategias.