Estrés post-traumático

El estrés postraumático puede originarse cuando un/a niño/a  experimenta o presencia un suceso que implica peligro físico para él/ella o para otros/as. Acontecimientos que producen muertes, heridos o existe una amenaza para la vida de otras personas, tales como, accidentes de automóviles, desastres naturales, ataques violentos…  Ante dicho suceso, el niño/a puede reaccionar con intenso miedo, indefensión y horror.

A partir de dicho suceso, se puede desarrollar la siguiente sintomatología:

-Reexperimentación de síntomas (pesadillas, pensamientos intrusivos, recuerdos…)

-Respuesta de alerta exagerada, con problemas de concentración, irritabilidad, dificultades para conciliar el sueño…

-Evitación de pensamientos, situaciones, conversaciones, lugares que puedan dar lugar a recuerdos sobre dicho suceso.

Es importante recurrir a ayuda profesional para recibir la adecuada intervención.