Adicciones

Una de las características centrales a las conductas adictivas, es la pérdida de control. Una persona con una conducta adictiva no tiene control sobre esta conducta.

Los elementos característicos de una adicción son:

  • Un fuerte deseo o un sentimiento de compulsión para realizar la conducta.
  • La capacidad deteriorada de controlar la conducta, especialmente, su comienzo, mantenimiento o nivel en el que ocurre.
  • Malestar y estado de ánimo alterado cuando la conducta es impedida o se deja de hacer.
  • Persistencia en la conducta a pesar de que está generando graves consecuencias  en la vida de la persona.

Dentro de las adicciones podemos diferencias dos grandes grupos:

  • Las producidas por sustancias químicas: tabaco, alcohol, cannabis, drogas ilegales…
  • Las adicciones comportamentales: juego patológico, comer compulsivo, trabajo compulsivo,…

En la actualidad, también se habla de ciertas conductas cuyo abuso puede generar problemas de adicción afectando especialmente a las etapas de la infancia y la adolescencia: las nuevas tecnologías. Por tanto nos referimos a:

-Abuso/Adicción a la televisión.

-Abuso/Adicción a internet.

-Abuso/Adicción a los videojuegos.

-Abuso/Adicción a los móviles…

En la infancia y la adolescencia se pueden desarrollar conductas perjudiciales que se mantengan en la vida adulta. Es necesario modificarlas de forma temprana, pues pueden convertirse en verdaderas fuentes de problemas en el futuro.