Obesidad, anorexia y bulimia

La anorexia nerviosa afecta básicamente a mujeres. Se caracteriza por una pérdida de peso exagerada, debido al seguimiento de dietas extremadamente restrictivas, y, en un tanto por ciento elevado de casos, se emplea conductas purgativas, bien exceso de ejercicio físico, bien vómitos autoinducidos y/o abuso de laxantes.  Se ejecutan este tipo de comportamientos debido al temor intenso que tienen de aumentar  su peso y una fuerte preferencia por la delgadez. Asimismo presentan  una alteración de la imagen corporal, sobreestimando el tamaño de todo su cuerpo o partes del mismo, lo que les  conduce a verse gordas aun estando claramente delgadas y demacradas.

La bulimia nerviosa se caracteriza por episodios recurrentes de gran voracidad seguidos de conductas purgativas (vómitos autoinducidos, empleo de laxantes y/o diuréticos y práctica excesiva de ejercicio físico) para contrarrestar la gran cantidad de alimentos ingeridos y controlar el peso.  Las pacientes se dan cuenta de que es un comportamiento inadecuado y se sienten culpables y deprimidas. Además, suelen mostrar elevados niveles de ansiedad frente a los alimentos y a la conducta de comer y tienen grandes preocupaciones por su imagen corporal.

Debido a las importantes repercusiones que tienen para la salud, es necesario abordarlos de manera multidisciplinar, siendo fundamental el tratamiento psicológico para proporcionar las técnicas  adecuadas que permitan solucionar  diversas áreas problemáticas.