Dolor crónico

El término “dolor crónico” hace referencia a aquellos trastornos caracterizados por un dolor persistente, con una duración de al menos 6 meses y que son resistentes a las prácticas terapéuticas convencionales. Este dolor interfiere de manera muy negativa en el funcionamiento habitual y normal de una persona generando como características frecuentes un sentimiento de impotencia y cierta desesperanza por el hecho de experimentar una falta de solución a su problema. Además, puede presentar otro alteraciones psicológicas: ansiedad, depresión, tristeza, apatía, irritabilidad…

Algunos trastornos de dolor crónico son: cefaleas, lumbalgias, fibromialgia…

El objetivo del tratamiento, no va ser la eliminación completa del dolor, ya que esto no es posible, pero sí conseguir una reducción del mismo, ayudando al paciente a aceptar el dolor y enseñándole habilidades de afrontamiento del mismo.