Fobias específicas

El miedo es una reacción normal y adaptativa ante situaciones que implican peligro o amenaza para las personas. Sin embargo, hablamos de fobia, cuando existe un temor acusado y persistente que es anormal, desproporcionado e injustificado, desencadenado por la presencia o anticipación de un objeto o situación específica. En ocasiones, dicho temor va acompañado de síntomas como temblores, sudoración, llantos, palpitaciones e incluso ataques de pánico que persisten durante largos períodos de tiempo,  interfieren en la rutina normal de la persona siendo por tanto necesario acudir a consulta para solucionarlo.

Algunas de las fobias más frecuentes son:

  • Fobias de tipo ambiental: miedo a las alturas, al agua, a las tormentas.
  • Fobias de tipo animal: temores hacia cualquier animal.
  • Fobia a la sangre/ inyecciones/ sufrir algún tipo de daño: miedo a ver sangre, inyecciones, a observar o sufrir procedimientos quirúrgicos y otras situaciones médicos similares.
  • Fobias de tipo situacional: como miedo a conducir, miedo a ascensores, miedo a lugares cerrados