Así trabajamos

terapiaLa terapia cognitivo-conductual consiste en enseñar una serie de técnicas y estrategias psicológicas dirigidas a que la persona o personas afronten su problemática emocional y consigan manejarla y eliminarla. En todo este proceso, el psicólogo/a es un experto que realiza un análisis de la problemática del paciente o pacientes a través de los datos que aportan en consulta, se formula una serie de hipótesis sobre el origen y el mantenimiento del problema y se definen los objetivos terapéuticos a conseguir a través del tratamiento.

Por tanto, esta terapia consta de tres fases:

  • Evaluación: Se realiza una evaluación completa del caso utilizando los instrumentos que se consideren necesarios (entrevistas, cuestionarios…). Una vez finalizada, el psicólogo/a plantea hipótesis explicativas de los problemas de la persona o personas, y conjuntamente, se definen los objetivos del tratamiento.
  • Intervención: Se ponen en marcha todas las herramientas y técnicas terapéuticas más adecuadas a cada persona dirigidas a alcanzar los objetivos planteados.
  • Seguimiento: Se harán sesiones de seguimiento una vez alcanzado los objetivos, para evaluar el mantenimiento de los cambios y si es necesario introducir los ajustes que sean necesarios.